Diputación de Badajoz

Lector con síntesis de voz: ReadSpeaker

Escuchar

Diputación

Encabezado de la sección

Enlaces relacionados

Órganos de Gobierno

Sin contenido

Sin contenido


Órganos de Gobierno »

Órganos de Gobierno

Presidencia

Discurso toma de posesión del Presidente. 18 Julio 2015

Miguel Ángel Gallardo Miranda. Presidente de Diputación de Badajoz

Presidente de Diputación de Badajoz

Miguel Ángel Gallardo Miranda

Con humildad y entrega acepto el cometido que se me ha encomendado. No puedo hacerlo de otra forma porque la alta responsabilidad que voy a asumir es un reto que espero llevar a cabo con la máxima eficiencia.

Y no podría hacerlo de otra forma porque traicionaría a mis propios principios y a los que me han guiado hasta aquí: los valores socialistas.

Por octava vez consecutiva, el Partido Socialista asume la responsabilidad del Gobierno Provincial. Mi profundo agradecimiento, por tanto, a mi partido, y muy especialmente a Guillermo Fernández Vara y Rafael Lemus por pensar en mi para este nuevo tiempo.

Y por creer, confiar y depositar en quien les habla la apasionante tarea de trabajar por el municipalismo en Badajoz.

Detrás de todo esto, que pudiera parecer pretencioso, lo único que existe, lo más importante de todo, es que trabajaremos por las personas, porque las personas son lo único que nos importa.

Por nuestros paisanos, vecinos y por una tierra a la que amamos profundamente. Expresado de forma muy sencilla: me empeñaré en aplicar una gestión que sea beneficiosa para los ciudadanos.

Entiendo la política como una vocación de servicio para intentar mejorar la calidad de vida de la gente.

En la mejora de la calidad de vida es donde intervienen todos los factores que nos podamos imaginar pero, por encima de todo, como prioridad, cubrir las necesidades básicas de los más desfavorecidos, de aquellos que más necesitan de las acciones políticas en sus vidas.

Y al igual que he venido manteniendo en las tres legislaturas en las que mis conciudadanos me otorgaron su confianza para el gobierno de Villanueva de la Serena, no olvidar nunca ni los orígenes ni el inicio de una trayectoria, en este caso política, porque así no abandonaremos en el camino los ideales más puros y auténticos que nos llevan a servir al pueblo.

Deseo que mi carta de presentación refleje impresos los principios que en mi vida me han guiado, los principios que aprendí en mi casa, que me inculcaron mis padres. Y con el respeto que se merecen quienes me dieron la vida, los proclamo aquí.

Unos principios en los que la responsabilidad, el compromiso, la humildad, la lealtad, la honestidad y la cercanía son constantes en mi vida.

Principios que también, mi mujer y yo,  tratamos de inculcar cada día nuestros hijos Victoria y Miguel Ángel.

En los nuevos tiempos que han comenzado, en la esperanzadora etapa que a Extremadura le toca vivir, también se nos ha dicho, por parte de los ciudadanos   -los auténticos valedores de nuestra democracia--, que es necesaria otra forma de concebir las instituciones, que reflexionemos acerca de lo que la sociedad demanda, reflejada fundamentalmente en nuestra Asamblea de Extremadura.

Por manida que resulte la expresión, no dejemos de repetirla: transparencia y puertas abiertas al ciudadano, a sus inquietudes, desvelos y preocupaciones.

Me resulta reiterativo y anclado en el tiempo cuando se porfía sobre la necesidad o idoneidad de la institución que en esta etapa me cabe el honor de presidir.

Pero es que, además, dicho planteamiento, no hace ningún bien a los técnicos, funcionarios y profesionales que han demostrado, a lo largo de todos estos años, la valía de su tarea en las diferentes áreas y departamentos.

Así he podido comprobarlo en las gestiones que he tenido que realizar desde otros cometidos municipales. Lo que me lleva, al mismo tiempo, a ser conocedor de su funcionamiento en una doble vía: como político y como ciudadano.

Para quienes tenemos alguna representatividad institucional pensar o sentir como lo hace cualquier vecino, ponernos en su lugar ante los problemas que se le plantean a diario y que tengan que ver con nuestra gestión, debería ser nuestra brújula.

Les aseguro que para mí es un cuaderno de bitácora, porque así me lo han dictado mis paisanos.

No es sólo una cuestión de cercanía o de, como acertadamente se dice, del contacto diario, escuchar, comprender y asumir sus críticas.

Creo que a todos y todas, a ustedes como diputados y diputadas, y yo como presidente, lo que nos debe guiar, por encima de siglas y de ideologías, es servir con todos nuestros conocimientos y capacidades a la provincia de Badajoz, a cada uno de sus municipios y entidades locales, especialmente a los que tienen menos de 20.000 habitantes.

Ellos son nuestra verdadera competencia, aunque no renunciamos a colaborar con el resto.

Así lo expresó, con claridad y sencillez, nuestro presidente Guillermo Fernández Vara en su discurso de investidura: “ser útiles en la vida de la gente”.

Con frecuencia recurrimos a la frialdad de los números para comprobar las inversiones realizadas, proyectos ejecutados o el estado de nuestras arcas, teniendo en cuenta, por encima de todo, de que se trata de dinero público, del capital que todos aportamos a través de los impuestos.

Cuando ahora nos corresponde asumir la noble tarea de gobernar,  en unos tiempos en los que se ha agrandado la brecha profunda de desigualdades, cifras de desempleo y con la angustia que respiran a diario muchas familias debemos plantearnos que es nuestra obligación esforzarnos y trabajar, aún más, bajo el signo de la austeridad. Pero nunca repercutirá, esa austeridad, en los servicios que prestaremos a los ciudadanos, en la labor conjunta con nuestros ayuntamientos.

Se puede hacer. Porque además es nuestro deber.

Estoy seguro de que esta Corporación Provincial va a saber responder a las demandas y necesidades de nuestros pueblos y ciudades dando ejemplo: de entrega, esfuerzo, capacidad y entendimiento.  Y en la cima de nuestra gestión: HONESTIDAD.

Sólo así seremos acreedores de la confianza que han depositado en nosotros. No sólo nuestros respectivos partidos políticos, sino que pienso en nuestras familias y amigos.

Seremos políticos, pero también tenemos una vida propia, hijos, padres, hermanos, parejas.

No estoy dispuesto, bajo ningún concepto, a que me encuadren en los calificativos que a algunos les ha venido muy bien por aquello del “y tú más” o “son políticos y todos hacen lo mismo”.

Me niego de la misma manera que lo hago cuando se piensa que todos los políticos somos iguales: en absoluto.

Desconozco qué hay que hacer para ser corrupto, pero sí puedo mostrar qué es lo que hay que hacer para ser honesto: trabajo, lealtad, humildad y responsabilidad.

Conseguiremos, con austeridad y el máximo respeto al dinero público, llevar a cabo nuestras obligaciones.

Y al final comprobaremos que hemos cumplido con un COMPROMISO que, reconozco, para mí preside de forma, yo diría que casi acaparadora, mis actuaciones: servir a la sociedad a la que nos debemos.

Sabiendo lo fácil que es descalificar a un político, ¿por qué no hacer lo posible para que eso no ocurra únicamente cumpliendo con nuestro deber?

Frente a la frialdad, como decía, de los números, aparece otra realidad mucho más amable que compensa, en cierta forma, los sinsabores inherentes a la condición de vida pública.

Me refiero a los resultados sociales, aquellos que se desprenden de la cobertura que presta nuestra Diputación.

La institución provincial es un modelo en el ejercicio de servicios útiles al ciudadano. Y todo ello gracias a la labor realizada por mis antecesores en los casi 30 últimos años.

Especialmente me quiero referir a Valentín Cortés, compañero y amigo. Mi agradecimiento sincero porque la gestión por ti realizada facilitará la mía.

Cada uno de nosotros tiene su propia manera de actuar, de ver y hacer las cosas, pero es innegable que cuando las cosas se hacen bien, se allana el camino.

De ahí, Valentín, que recuerde en éste acto unas palabras tuyas, refiriéndote a la Diputación como un “modelo que hemos consolidado en la provincia de Badajoz, garantía de principios como la solidaridad y equilibrio territorial”.

Mantengo esos principios, velaré por ellos y actuaré para que se cumplan.

La diputación de Badajoz es, incluso en el ámbito nacional, una Administración modélica.

Ha sido capaz de llevar servicios esenciales a los pueblos pequeños; eso hace posible que un ciudadano de Valdivia o Montemolín, por poner un ejemplo, tengan igual calidad de vida que en Villanueva, en Mérida o Badajoz.

Es mi intención mantener la excelencia, la eficiencia con los pequeños pueblos y profundizar en lo que se pueda mejorar.

Con especial cariño miro hacia la Extremadura rural. Allí donde es posible que un vecino pueda disponer de biblioteca, espacios deportivos, servicios sociales y los básicos de limpieza, o agua, que sin la diputación en estos últimos años, hubiera sido impensable. Hoy es imprescindible.

No es mi intención exponerles un detallado programa de actuaciones. Sería irresponsable por mi parte porque antes quiero escuchar, conocer de primera mano las demandas y necesidades.

Entiendo, como dije en un principio, que los técnicos de la Diputación son grandes profesionales y desempeñan su trabajo eficientemente.

A ellos les pido la máxima colaboración; a nosotros, diputadas y diputados, nos compete la visión política.

La diputación no tiene que sustituir a los alcaldes, tiene que estar pendiente de sus necesidades, pues son los ciudadanos más próximos en esta administración.

Es mi intención tratar los problemas de los pueblos a través de los alcaldes, con una acción de gobierno transparente.

De una forma directa expongo mis prioridades: atender a la gente, acabar con la pobreza a través del empleo y servicios básicos.

Hay algunos aspectos sobre los que quiero incidir:

  • Empleo. Colaboración institucional. Me propongo reforzar las relaciones con la Junta de Extremadura y la Diputación de Cáceres, para que podamos poner los máximos recursos posibles en la creación de empleo.

    Una visión conjunta de dos provincias refuerza a la comunidad a la que pertenecemos.

    Clarificando las competencias, evitando duplicidades innecesarias, podremos coordinarnos mejor y ser más fuertes para responder a la sociedad a la que nos debemos.

  • De igual forma ofrezco mi total disposición al futuro presidente o Presidenta de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura, para poder avanzar, de forma decisiva, en la clarificación de competencias de cada Administración, en el seno de la Comisión de Competencias y Servicios.

    Lógico pensar que reforzando las relaciones entre Administraciones seremos más fuertes, eficaces y eficientes para servir a la sociedad.

  • El problema acuciante en el medio rural de Extremadura; del descenso discreto, pero continuado, del número de habitantes en las poblaciones de las áreas geográficas más castigadas por la atonía económica.

    Pedanías, pequeños municipios sufren la sangría humana de la despoblación.

    Debemos ejecutar políticas selectivas, económicas, sociales, culturales, incremento de fondos europeos y no disminución como se nos propone; políticas, en definitiva, orientadas a la fijación de la población rural.

  • Entidades locales menores, siempre a un lado en las grandes intervenciones: en torno a 15.000 personas sostienen, con su esfuerzo, estas pequeñas poblaciones de la provincia de Badajoz que tantos beneficios ha dado a la agricultura, frutales y cultivos.

    Pero también tenemos la obligación de conocer qué problemas les aquejan. Y buscar urgentes soluciones.

    Como ejemplo les expongo que, por un conflicto de competencias, en el camino general numero 1 de CHG, (único acceso a Zurbarán), estemos poniendo en peligro la vida de los vecinos. Ello se debe a la gran afluencia y movimiento de tráfico pesado como consecuencia de tener allí, por suerte, la mayor central hortofrutícola de Extremadura.

    Impulsar el desarrollo local implica colaboración, lealtad y acción conjunta de las administraciones para arreglar de una vez por todas esta carretera en su tramo más peligroso.

    No esperemos a que ocurra alguna desgracia para buscar responsabilidades. 

    Como presidente de Diputación impulsaré esta infraestructura por el bien de las personas y el desarrollo económico de Extremadura.

  • Los jóvenes y sus esperanzas. Disponemos de una Universidad con la que quiero establecer una estrecha relación.

    Hay jóvenes que desean salir de su tierra, abrir otros campos fuera de aquí. Perfecto, siempre que pudieran regresar para contribuir al desarrollo de su tierra.

    Pero, ¿y los jóvenes que no quieren moverse de su entorno rural, fundamentalmente, de los pequeños pueblos porque les gusta el modo de vida?

    Fijar esa población, la que realmente puede hacer posible que no desaparezca un modo de vida para mantener a nuestro pequeños pueblos, ese es el reto.

  • Turismo y cultura.  Disponemos de cantidad de recursos medioambientales, paisajísticos, ocio, naturaleza. Y patrimonio cultural inabarcable. ¿No es posible enlazar de alguna manera tales sectores para crear trabajo?

    En ambos, en conjunto o por separado, es donde veo que existe un notorio potencial de riqueza también para municipios grandes y medianos.

    He vivido de cerca, y he participado, en significativas actividades culturales que se llevan a cabo en nuestra tierra y se puede comprobar no sólo la riqueza en el saber y el conocimiento, sino también en la creación de puestos de trabajo o mejora de la economía. Sería absurdo no aprovechar lo que tenemos.

  • Apuesta por la igualdad, en todas sus vertientes. Me impongo la erradicación de la violencia de género, luchar contra esta lacra social, como una necesidad. “Ni una más”.

  • Mundo empresarial. Coordinación con empresarios y agentes sociales. En nuestros pueblos, por pequeños que sean, hay emprendedores, pequeños empresarios... ¿quién mejor que ellos para darnos una visión real y qué hacer para impulsar nuestra economía? Agricultura y ganadería, motor de arranque.

  • Nadie mejor que los diputados para conocer, sobre el terreno, las carencias de los partidos judiciales que representan. Compromiso de atender las demandas.

La Diputación dispone de un área de cultura y patrimonio artístico muy importante. Posibilidad de establecer colaboración con artistas y creadores de los diferentes municipios para darles la posibilidad de exponer, editar, publicar, actuar…etcétera

Quiero tener muy presente, en estos momentos, a los alcaldes y concejales de la provincia de Badajoz.

La vida municipal es apasionante. Ser alcalde es de las mejores cosas que te pueden ocurrir en la vida.

Alcalde-ciudadano, como a mí me gusta repetir y sentir. Es el pulso diario de la ciudad, lo que aqueja a tus vecinos, lo que les alegra; las inquietudes, anhelos y esperanzas.

En el mundo rural un alcalde es un confidente, compañero, amigo, asesor. ¿Cómo vamos a defraudar a quienes ven en nosotros hombres y mujeres que podemos solucionar sus problemas?

Y ahí mi reconocimiento indiscutible para los concejales de todos nuestros ayuntamientos. Y para sus familias, por su entrega y apoyo.

Tenemos por delante un duro y apasionante trabajo. A los diputados del PP les pido colaboración, sin renunciar por ello a la discrepancia democrática.

Espero que aporten propuestas constructivas que mejoren la acción de gobierno, porque así mejoran la vida de la gente, incluida la de los pueblos que les han votado.

Desde luego, sin sectarismos; en la concordia, en el diálogo, en la colaboración siempre van a encontrarme, pero teniendo presente que la diputación está gobernada por el PSOE, porque los ciudadanos nos han dado una mayoría absoluta amplia para realizar nuestras políticas.

Diputadas y diputados de la provincia de Badajoz. Os pido que me acompañéis con ilusión y entrega en esta noble tarea.

Independientemente del partido al que pertenezcamos, trabajemos con el espíritu del bien común.

Resultará eficaz aplicar nuestra visión política, la que corresponde a nuestros respectivos partidos, defendiendo lo que nos diferencia con razones y argumentos pero coincidiendo en el objetivo final: el mayor beneficio para la sociedad que ha depositado en nosotros su confianza.

 
Contacto

Diputación de Badajoz.
Presidencia

C/ Felipe Checa, 23

06071 Badajoz

Tfno.: 924 212 400

presidente@dip-badajoz.es Correo electrónico

P.S.O.E.

C/ Felipe Checa, 23

06071 Badajoz

Tfno.: 924 212 400

psoe@dip-badajoz.es Correo electrónico

P.P.

C/ Felipe Checa, 23

06071 Badajoz

Tfno.: 924 212 400

ppopular@dip-badajoz.es Correo electrónico